Para saber más sobre los cuidados bucodentales

Encuentre todos nuestros consejos sobre los problemas y los cuidados bucodentales.

Los cuidados dentales según sus necesidades

alt text

¿Qué es la sensibilidad dental?

  • El diente está naturalmente protegido por el esmalte y el cemento. Esta protección disminuye debido al desgaste del esmalte o a un retraimiento de la encía.
  • El diente que queda al descubierto es entonces sensible al frío, al calor, a las bebidas ácidas o azucaradas.
  • Una buena idea: Fluocaril BI-145 Dientes sensibles ayuda a reducir y controlar la sensibilidad dental.

 

 

¿Cómo prevenir la sensibilidad dental?

Algunas costumbres que deben seguirse además del cepillado diario y de las visitas regulares al dentista:

  • Reduzca su consumo de productos alimenticios ácidos: bebidas gaseosas, cítricos y zumos de frutas, alimentos conservados en vinagre.
  • Consulte a su dentista si padece problemas gástricos que podrían exponerle a una sensibilidad dental.
  • Cepíllese los dientes con suavidad, con un cepillo de cerdas suaves y flexibles y un dentífrico no abrasivo.
alt text

Espere 30 minutos después de la comida para cepillarse los dientes. Los alimentos ácidos reblandecen el esmalte y el cepillado inmediato tiende a agravar la erosión del esmalte.

 

alt text

¿Sensibilidad dental? Las causas

La hipersensibilidad dental se debe a una erosión de los tejidos duros del diente (esmalte, cemento).

Esta erosión puede deberse a varios factores:

  • La edad: como cualquier órgano vivo, un diente se desgasta con el tiempo.
  • La alimentación: un consumo excesivo de ácidos alimentarios (refrescos, zumos de fruta) ataca los tejidos duros del diente y desmineraliza el esmalte, lo que favorece la hipersensibilidad dental y la caries.
  • Un cepillo de dientes demasiado duro o un dentífrico excesivamente abrasivo: existen dentífricos para dientes sensibles, especialmente en la gama Fluocaril.
  • Los ácidos gástricos (vómitos, reflujos crónicos): atacan el esmalte de los dientes por la misma razón que los ácidos alimentarios.
  • El retraimiento de la encía: cuando la encía pierde cobertura, si la dentina queda al descubierto, queda también expuesta directamente a las agresiones externas. Este retraimiento de la encía puede deberse a la edad, a un cepillado inadecuado o a enfermedades de las encías.

 

¿Sensibilidad dental? Los cuidados

Según el diagnóstico, su dentista le recomendará uno o varios de los tratamientos siguientes para aliviar su sensibilidad dental:

  • Un cepillo de dientes de cerdas flexibles para proteger sus encías o un cepillo eléctrico.
  • Un dentífrico especialmente pensado para dientes sensibles.

Un colutorio o un gel fluorado para dientes sensibles

Además, su dentista puede aplicar curas menores, como la aplicación local de agentes aislantes o desensibilizadores (barniz fluorado, adhesivos). Si persisten los síntomas, puede realizarse una desensibilización por láser. Como último recurso, pueden utilizarse métodos más serios, como cirugía o aplicación de biomateriales.

alt text

         

alt text

¿Dientes amarillos o manchados? Las causas

Existen diversos factores que explican la coloración de los dientes

  • El tabaco: los pigmentos oscuros presentes en los cigarrillos y el tabaco de mascar pueden manchar los dientes.
  • Una mala higiene bucodental: no cepillarse los dientes con una buena técnica y la frecuencia adecuada puede favorecer su coloración.
  • La genética: los dientes de determinadas personas son más proclives a volverse amarillos.
  • La enfermedad: diversas enfermedades pueden alterar el esmalte (la capa dura que recubre la superficie del diente) y la dentina (la sustancia que se encuentra bajo el esmalte) haciendo que el diente se coloree. Además, ciertos tratamientos y algunos antibióticos puede modificar el color de los dientes. Por ejemplo, los tratamientos por radiación en la zona de la cabeza o del cuello y la quimioterapia pueden hacer que los dientes adquieran un tono amarillento.
  • La edad: al cabo de los años, la capa exterior del esmalte de los dientes se desgasta, revelando así el color naturalmente amarillo de la dentina.

 

¿Dientes amarillos o manchados? Alimentos que manchan

Los siguientes productos suelen manchar los dientes:

  • El tabaco
  • El vino tinto
  • El café
  • El té
  • Las frutas rojas como las cerezas o los arándanos
  • Los zumos colorados
  • El curry
  • La Soja
  • Los refrescos tipo cola

 

alt text
alt text

¿Dientes amarillos o manchados? Los trucos

Para conservar los dientes brillantes, además de una buena higiene bucodental:

  • No fumar.
  • Limitar el consumo de café, té, refrescos de cola y otros productos alimenticios colorantes.
  • Beber un gran vaso de agua tras haber consumido productos colorantes para enjuagarse la boca.
  • Utilizar un dentífrico que elimine la coloración con suavidad.
  • Efectuar regularmente una limpieza bucal y un control de las encías en el dentista. Es el que mejor puede aconsejarle sobre la frecuencia de la limpieza bucal que necesitan sus dientes.

 

¿Dientes amarillos o manchados? Los tratamientos posibles

Existen diversas soluciones según el origen de las manchas:

  • El blanqueamiento en casa: su dentista fábrica una férula con la forma de su dentadura. Usted vierte ahí el gel y lo aplica en seguida a los dientes. Tras un tiempo de reposo variable, se retira la férula. Los dientes pueden aclararse uno o dos tonos, pero hace falta esperar unas dos semanas de tratamiento y realizar un mantenimiento adecuado para ver los resultados Existen otros sistemas de blanqueamiento que puede utilizar usted mismo, pero siempre según le aconseje su dentista.
alt text
  • El blanqueamiento del dentista: se realiza con un producto que contiene agua oxigenada en una concentración más fuerte. Es necesario realizar varias aplicaciones para obtener un resultado satisfactorio. Y para conservar la blancura obtenida, será necesario renovar el tratamiento uno o dos días al año.
  • La colocación de carillas: todavía más espectacular (pero con frecuencia más costosa), las carillas aplicadas a la cara de los dientes por el dentista le permiten lucir un blanco deslumbrante. Se trata de una porcelana que el dentista pega a la cara del diente.

 

alt text

Prevent gingivitis and periodontitis

  • Los síntomas de las enfermedades de las encías se identifican fácilmente. Si observa que tiene uno de ellos, debe consultar a su dentista.
  • La gingivitis se manifiesta en la rojez de la encía, el sangrado, la hinchazón y una sensibilidad gingival. Puede haber un mal aliento persistente.
  • En la periodontitis, el hueso y el tejido sustentadores se deterioran y el diente puede empezar a moverse.
  • El estadio más avanzado de la enfermedad puede manifestarse como un absceso con secreción de pus entre la encía y el diente.
  • El método de prevención de la gingivitis y de la periodontitis más eficaz actualmente es el control de la placa dental, es decir, su eliminación mediante un cepillado regular con un dentífrico adaptado. Las visitas regulares al dentista también permiten asegurarse de que no se padece una afección periodontal.

 

Tratar la gingivitis y periodontitis

  • Se distinguen dos tipos de enfoques terapéuticos: los tratamientos no quirúrgicos y los quirúrgicos.
  • La limpieza bucal consiste en la eliminación de los depósitos de sarro que se adhieren a los dientes por encima y por debajo de la encía. El sarro reduce la eficacia del cepillado, favorece la acumulación y proliferación de bacterias y constituye un depósito de toxinas bacterianas, de ahí la necesidad de eliminarlo para restablecer la salud periodontal.
  • El alisado radicular permite dejar las superficies de los dientes más lisas, para que retengan menos bacterias. Se limpia la capa superficial de las raíces, lo que permite eliminar virutas de cemento (una sustancia ósea que constituye el tercer tejido del diente), donde se acumulan bacterias y toxinas.
alt text
  • Los tratamientos antimicrobianos se administran bajo diferentes formas locales (dentífricos, geles, colutorios) o por vía oral.
  • La cirugía mucogingival tiene por objetivo no solamente tratar las infecciones periodontales, sino también mejorar la función y la estética.

 

alt text

¿Mal aliento? Las posibles causas

En un 90 % de los casos, el mal aliento tiene su origen en un problema bucal. Posibles causas:

  • La proliferación de bacterias y de gas con mal olor en el dorso de la lengua -> por eso es recomendable frotarse la lengua con el cepillo de dientes o con un raspador, para eliminar las bacterias
  • Un mal método de cepillado -> zonas mal limpiadas, restos de alimentos
  • Una acumulación de placa dental, que produce toxinas responsables del mal olor
  • Gingivitis o periodontitis
  • Caries no tratadas
  • Sequedad bucal
  • Prótesis o restauraciones dentales inadecuadas
  • Micosis bucales (hongos) ligadas a la toma de ciertos medicamentos (antidepresivos, antibióticos).

 

¿Mal aliento? Las soluciones

Para prevenir o eliminar el mal aliento, pueden adoptarse algunas costumbres sencillas:

Higiene reforzada:

  • Complete el cepillado con la utilización de hilo dental, irrigador, solución antimicrobiana y cepillo interdental para eliminar los restos de alimentos y la placa dental de las zonas a las que no llega el cepillo.
  • Límpiese la parte superior de la lengua con la ayuda de un cepillo o de un raspador.
alt text
  • Deje de fumar o fume menos.
  • Masque regularmente chicle fluorado sin azúcar, para estimular la producción de saliva
  • Utilice productos adecuados: espray bucal, dentífricos o colutorios que permitan luchar contra las bacterias y neutralizar los componentes que huelen mal.

Medidas dietéticas:

  • Evite los alimentos y bebidas que favorezcan el mal aliento: ajo, cebolla, especias, productos lácteos, coliflor, espárragos, alcohol, café
  • Beba agua regularmente para humidificar la boca, también antes de dormir.

Pida consejo a su farmacéutico, él sabrá orientarle sobre los productos que le convienen. Si el problema persiste, hable con el dentista. Él estudiará el origen del problema y prescribirá un tratamiento eficaz.