Para saber más sobre los cuidados bucodentales

Encuentre todos nuestros consejos sobre los problemas y los cuidados bucodentales.

La caries: cómo tratarla

alt text

Caries: ¿qué cuidados preventivos deben tomarse?

Su dentista dispone de las últimas técnicas para evitar la formación de caries. Es aconsejable consultarle no solo para revisiones y limpiezas, sino también para cuidados preventivos.

Sellado de surcos: los surcos profundos y las fosas son áreas privilegiadas para las caries. No es fácil acceder a ellos con el cepillo de dientes, son lugares donde la placa se acumula y propicia el desarrollo de caries. La solución consiste, por lo tanto, en recubrirlos con una resina del mismo color que el diente, lo que hace que estos espacios sean inaccesibles para las bacterias.

  • Esta técnica es especialmente adecuada para niños pequeños a partir de 6 años
  • Es indolora y no requiere el uso de la fresadora o el torno.
  • El estado del sello puede ser comprobado en sucesivas visitas de inspección.
  • Estos tratamientos se reembolsan bajo ciertas condiciones que su dentista le puede especificar.

La aplicación de barniz de flúor: destinada a proteger toda la superficie dental, esta técnica consiste en aplicar un barniz con una alta concentración de flúor que se liberará durante varias horas después de su aplicación. Esta técnica se utiliza en particular para los niños, para prevenir las caries, y en los adultos, para combatir la caries y la sensibilidad dental.

 

Caries: ¿por qué una limpieza bucal?

Incluso un cepillado eficaz no siempre puede evitar la formación de placa y sarro en zonas de difícil acceso (surco gingival).

En este caso, es necesario recurrir a la limpieza bucal, que siempre debe realizarla su dentista. La limpieza bucal es un tratamiento útil tanto para la prevención de las enfermedades de las encías como de las caries.

Consiste en limpiar los dientes eliminando la placa y el sarro que se les ha adherido. El sarro se elimina por medio de un raspado o de ultrasonidos. Luego se hace un pulido para devolver a los dientes a un entorno saludable y al aspecto que tenían antes de la aparición de sarro.

 

alt text
alt text

Caries: el papel del flúor

Un suministro adecuado de flúor ayuda a proteger el esmalte dental contra los ataques de los ácidos y el proceso de desmineralización responsable de la caries. Las necesidades de flúor pueden variar con la edad.

El flúor remineraliza el esmalte y así repara las caries incipientes. El contacto repetido con el flúor refuerza el esmalte de los dientes, de ahí su importante papel en los niños durante el proceso de dentición. El flúor, al bloquear el metabolismo bacteriano, evita la formación de ácidos.

La OMS recomienda el uso diario de una pasta dental con flúor. Pídale a su dentista o farmacéutico consejo sobre cuál es el mejor dentífrico con flúor para usted.

        

Caries: ¿qué tratamientos hay?

Dependiendo de la evolución de la caries, se pueden aplicar diferentes tratamientos. Como siempre, es mejor tratar la caries lo antes posible, cuando es menos profunda, para limitar la cantidad de cuidados necesarios (y su coste). Al principio, la caries es de hecho reversible mediante una simple remineralización del esmalte.

Cuidado conservador : cuando el daño es irreversible, el tratamiento se dirige a mantener el diente vivo y a preservar la pulpa. Si la caries solo afecta al esmalte o a la dentina, el dentista puede hacer una obturación con un composite o una amalgama de plata.

alt text

Tratamiento de conducto : si la pulpa está afectada, el dentista debe matar el nervio, porque la pulpa es ya irrecuperable. Por lo tanto, es necesario un tratamiento del conducto radicular, que consiste en eliminar todas las impurezas del diente y rellenar el conducto. Este tratamiento, que requiere varias sesiones, evita sin embargo muchas extracciones.

La corona : i el diente está muy dañado en la zona de la corona, será necesario restaurarlo con una prótesis. Esta consiste en una aleación metálica revestida de cerámica o una corona hecha íntegramente de cerámica. Cubre parcial o totalmente el diente para protegerlo. Cuando se mata el nervio, el diente es más frágil, por lo que hay que protegerlo con una prótesis.

Extracción : es la solución definitiva cuando no hay ningún otro tratamiento posible. Gracias a los modernos anestésicos y analgésicos, este procedimiento ya no es doloroso. Y la pérdida de un diente, por muy lamentable que sea, suele compensarse con soluciones como prótesis o implantes.