Para saber más sobre los cuidados bucodentales

Encuentre todos nuestros consejos sobre los problemas y los cuidados bucodentales.

Los cuidados dentales según sus necesidades

alt text

La boca en 3D

No todos los dientes tienen la misma función:

  • Los incisivos (dientes delanteros) sirven para cortar
  • Los caninos (dientes puntiagudos) sirve para desgarrar
  • Los molares sirven para triturar
  • La dentición
  • Los dientes de leche salen entre los 6 meses y los 2 años y medio
  • Los primeros dientes definitivos aparecen a partir de los 5 a 7 años y hasta los 12 años. Un niño tiene 28 dientes permanentes
  • Las 4 muelas del juicio salen mucho más tarde

¿Qué es la placa dental?

Es una placa casi invisible formada por restos de alimentos, que se deposita en los dientes desde la saliva

Esta placa se forma muy rápido tras el cepillado y en ausencia de una buena higiene bucodental se espesa y contiene muchas más bacterias patógenas.

El esmalte

El esmalte que recubre los dientes es un tejido vivo, el más duro del cuerpo humano.

Este tejido es traslúcido: lo que le da su color al diente no es el esmalte sino la dentina de debajo, visible a través de este.

El diente

Contrariamente a lo que parece, el diente es un órgano vivo: en el centro del diente se sitúa la pulpa, que se comunica con resto del organismo mediante vasos sanguíneos y nervios.

 

La saliva

Sabemos que nos ayuda a hablar y a digerir. Pero la saliva también desempeña un papel muy activo en la protección bucodental. Tiene un efecto protector contra las caries y participa activamente en la salud de las encías.

Un regulador: la saliva tiene propiedades que limitan la proliferación de las bacterias y eliminan los microorganismos indeseables. Participa también en el equilibrio de la flora bucal que permite evitar caries y gingivitis.

alt text

Un protector: la saliva desempeña un papel esencial de protección. Es la que regula la acidez (el pH) de nuestra boca, especialmente cuando comemos. Evita los ataques ácidos que provocan las caries.

Un reparador: la saliva contiene minerales (calcio, magnesio) que permiten remineralizar los dientes después de los ataques ácidos, reparando su esmalte si ha sido atacado.

Mascar un chicle aumenta el flujo salival y contribuye a la protección bucodental. Sin embargo, esto no sustituye un buen cepillado.

 

alt text

Los dientes

Contrariamente a lo que parece, el diente es un órgano vivo: en el centro del diente se sitúa la pulpa, que se comunica con resto del organismo mediante vasos sanguíneos y nervios.

No todos los dientes tienen la misma función:

  • Los incisivos (dientes frontales) se usan para cortar.
  • Los caninos (dientes puntiagudos) se utilizan para desgarrar.
  • Los molares se utilizan para triturar y moler.
  • Los dientes de leche crecen entre los 6 meses y los 2 años y medio. Los primeros dientes definitivos aparecen a partir de los 5 a 7 años y hasta los 12 años. El niño tiene 28 dientes permanentes. Las 4 muelas del juicio crecerán mucho más tarde.
  • Los dientes están cubiertos por esmalte: es un tejido vivo, la parte más dura del cuerpo humano. Este tejido es translúcido. Lo que le da el color al diente es la dentina, que se encuentra debajo y es visible a través del esmalte.
  • El diente es un órgano vivo protegido por el esmalte, que debe su resistencia a minerales como el flúor y el calcio. Está compuesto por prismas minerales muy compactos que proporcionan su dureza.

El diente está formado por:

  • El esmalte: un tejido muy duro para morder, desgarrar y aplastar la comida. Es el tejido más fuerte del organismo.
  • La dentina: menos dura, permeable y sensible, está recubierta en la zona de la corona por el esmalte.
  • En la zona de la raíz la dentina está recubierta por una capa de cemento.
  • La pulpa: parte viva y sensible del diente que contiene nervios, vasos sanguíneos y células.
  • La encía recubre el hueso alrededor del diente y se adhiere a él por medio de un ligamento epitelial.
 

La placa dental

Después de cada comida, se forma un depósito de saliva y residuos de comida en nuestros dientes; esto se llama placa (también llamada placa bacteriana porque la bacteria encuentra allí cobijo, también llamada biofilm).

Este depósito, compuesto de microorganismos bacterianos, es el causante de la formación de caries y enfermedades de las encías. Dependiendo de los microbios en nuestra boca, la placa producirá ácidos que favorecerán las caries o bien producirá toxinas que causarán gingivitis y periodontitis.

alt text

Si no se elimina regularmente mediante un buen cepillado, la placa puede endurecerse por la mineralización y convertirse en sarro, lo que favorece que se depositen nuevas bacterias en la superficie. Por lo tanto, luchar contra la placa es esencial para estar protegidos.