Fluocaril Images

La iniciativa

#FamiliasDeOtraPasta

En las últimas décadas, la vida moderna de las familias españolas se ha caracterizado por una continua conciliación entre las responsabilidades profesionales y las del hogar.

Las rutinas de madres y padres se han acelerado y hemos visto cómo muchas tareas se han automatizado, en ocasiones, pasando por alto la importancia que estas tienen para la salud. La hiper saturación de tareas diarias, la sensación de falta de tiempo, la proliferación del snacking son algunas nuevas realidades a las que se enfrentan las familias españolas.

Ante este escenario nace #FamiliasDeOtraPasta: una iniciativa de Fluocaril España que persigue conocer los hábitos de cuidado bucodental de las familias españolas con el fin de ofrecer un programa de buenas prácticas, consejos y recomendaciones que ayuden a todos los miembros de la familia, niños y adultos, a lucir una sonrisa sana.

Para ello, Fluocaril se ha adentrado en el hogar de más de 600 familias españolas, entrevistando a padres y madres con hijos de entre 2-12 años, descubriendo sus hábitos y rutinas, para entender en qué nos equivocamos durante nuestra higiene bucodental, y ayudarnos a encontrar el mejor camino para cuidar de nuestra sonrisa y la de toda nuestra familia.

 

El estudio

6 malas prácticas en el cuidado bucodental de las familias españolas según nuestro estudio #FamiliasDeOtraPasta

1. El 57% de los hogares españoles dedican menos de 1 minuto y medio en el cepillado dental; y el 47% usan técnicas de cepillado incorrectas.

2. Tan solo la mitad de las familias españolas complementan su cepillado dental con un enjuague bucal de flúor, y tienen en cuenta el valor de su uso para la prevención de caries. La otra mitad no le da importancia o lo desconoce; y tan solo 1 de cada 10 familias lo usa de manera diaria, una única vez al día.

Fluocaril Images

3. 1 de cada 4 niños se cepilla los dientes una vez al día, y más del 50% de los padres afirman no dedicar tiempo a revisar el cepillado dental de sus hijos, incluyendo aspectos como el tiempo, la técnica y la frecuencia de cepillado.

4. En 9 de cada 10 hogares españoles algún miembro de la familia ha sufrido caries, siendo en un 41% de los casos niños, y en un 87% adultos.

5. En el 63% de las familias algún miembro ha sufrido sangrado de encías, la dolencia más común, seguida de la inflamación.

6. Más del 90% de las familias españolas consideran que podrían mejorar varios aspectos relacionados con el cuidado bucodental en su hogar.

Otros hallazgos del estudio.

¿Cómo es nuestra rutina de cepillado?

¿Alguna vez te has parado a pensar si te cepillas bien los dientes? ¿Y tus hijos? ¿Cómo afecta la alimentación a tu salud bucodental? ¿Usas productos con flúor? ¿Cuándo fue la última vez que visitaste al dentista para una limpieza?

Más de la mitad de las familias españolas no saben cepillarse los dientes. No tienen una técnica de cepillado, y dedican menos de 1 minuto y medio a limpiarse los dientes. Además, solo 2 de cada 10 familias se cepillan los dientes 3 veces al día.

El resultado, unos dientes sucios, donde se acumulan residuos que combinados con las bacterias podrían derivar en problemas mayores como caries, gingivitis o mal olor.

El estrés del día a día y la rutina, es determinante para observar que 4 de cada 10 hogares españoles se cepillan los dientes en función de cómo se sienten en ese momento.

 

Fluocaril Website Imagery

Cuando un adulto tiene prisa, tiende a cepillarse los dientes con más fuerza, y cuando está cansado o tranquilo, se los limpia más despacio. Además, el 10% de los adultos consideran que a mayor fuerza en el cepillado mayor limpieza dental, un error que podría derivar en un grave problema de encías.

¡En la mayoría de los hogares españoles se ha sufrido alguna molestia relacionada con las encías, siendo el sangrado de encías la dolencia más común, en 6 de cada 10 personas!

Y si una familia considera que tiene poco tiempo para cepillarse los dientes, cuando hablamos de productos que complementan esta limpieza, la atención es aún menor: solamente la mitad de las familias españolas completan su cepillado dental con un enjuague bucal con flúor, y de estos, tan solo 1 de cada 10 lo usa de manera diaria, una única vez al día.

¿Has pensado cómo tu alimentación puede afectar a tu sonrisa?

Si la limpieza es importante, cuidar nuestra alimentación también lo es.

Si además de cepillarnos de manera incorrecta los dientes nos alimentamos de productos más agresivos, el daño que podemos provocar en nuestra sonrisa es mayor.

El consumo de azúcar es una práctica habitual en las familias españolas: 8 de cada 10 niños consumen alimentos altos en azúcar con frecuencia, de los cuales el 15% lo hace varias veces al día.

El azúcar es el alimento ideal para la placa bacteriana, la cual produce ácidos que pueden ser muy corrosivos para nuestro esmalte. Una vez debilitado el esmalte de nuestros dientes, la caries ataca a la dentina, y penetra rápidamente en el diente.

 

En la actualidad, las caries y las molestias en las encías son cada vez más frecuentes y normales. De hecho, 9 de cada 10 hogares españoles reconocen que al menos algún miembro de la familia ha sufrido caries, ¡siendo los niños un 41% de estos casos!

A medida que aumenta la edad de los padres y sus hijos, aumenta el número de personas que han tenido caries en su hogar. Además, la incidencia de caries es mayor en los niños cuando los padres afirman que el trabajo no les permite conciliar.

Por otro lado, el estudio nos revela que los padres que no trabajan afirman poder dedicarles más tiempo a la higiene dental de sus hijos. Es por ello que, la falta de tiempo, vuelve a ser un problema para el cuidado bucodental de la familia.

 

Fluocaril Website Imagery
Fluocaril images for the website

Recomendaciones

En nuestras vidas, caracterizadas por agendas completas y un ritmo rápido, a veces olvidamos poner mayor atención a los pequeños detalles que importan como nuestra salud y la de nuestra familia.

Más del 90% de las familias españolas consideran que pueden mejorar aspectos del cuidado bucodental de su familia y, por ello, hemos elaborado un este manual de recomendaciones #FamiliasDeOtraPasta para ayudar a cuidar la salud bucodental de toda la familia.

Pero lo primero, ¿qué es el Flúor y cómo ayuda a nuestros dientes?

El Flúor es un elemento que se encuentran en la naturaleza, en algunos alimentos, e incluso en el agua.
En el caso de los dientes, el Flúor trabaja reforzando su barrera natural, el esmalte. Su uso, es fundamental para cuidar de nuestra salud bucodental, ya que nos ayuda a prevenir la aparición de caries. Además, el Flúor no solo previene, si no que ayuda a reparar las lesiones producidas por las caries en sus etapas iniciales.

¿Cómo lo hace?

El flúor impide la desmineralización del esmalte y estimula su mineralización. Es decir, hace nuestro esmalte más fuerte.

¿Qué significa que Fluocaril usa una fórmula bi-fluorada?

Cuando otros productos del mercado solo utilizan un tipo de flúor entre sus ingredientes, Fluocaril utiliza la combinación del Sodium Fluoride y el Sodium Monofluorophosphate, produciendo una acción inmediata del flúor y prolongando su efecto.

Además, si necesitas un aporte extra de Flúor, Fluocaril 250 mg contiene una cantidad más elevada de Flúor que un dentífrico fluorado convencional (145 mg) que, además de su eficacia clínicamente probada en la prevención de caries, tiene acción antisarro y previene la inflamación de las encías.

 

Manual de Recomendaciones #FamiliasDeOtraPasta

Recomendaciones cepillado dental

1. Tiempo de cepillado y frecuencia.

Cepíllate los dientes durante 2-3 minutos después de cada comida, 3 veces al día.

Tras el cepillado, utiliza otros productos que completen la limpieza. El uso de un enjuague bucal con flúor es imprescindible para llegar donde el cepillo no llega, dejando nuestra sonrisa limpia y protegida contra las caries.

Además, su uso prolongado en el tiempo, fortalecerá el esmalte de tus dientes, convirtiendo la capa protectora de los dientes, en una súper capa.

Fluocaril images for the website

2. Técnicas de cepillado.

Utiliza la denominada técnica de Bass modificada, esto es:

- Se coloca el cepillo en un ángulo de 45º en la unión del diente con la encía, luego se realiza un movimiento horizontal . Este movimiento favorece la eliminación de placa bacteriana.

- Luego se complementa con un ligero movimiento rotatorio desde la zona de masticación hacia la encía.

- A continuación, para la cara interna de los incisivos superiores e inferiores, se cepilla verticalmente con el cepillo.

- Por último, la superficie de masticación de los molares y premolares se cepilla por medio de movimientos horizontales hacia adelante y atrás.

3. El cepillo de dientes: dureza y cambio.

Desde Fluocaril te recomendamos que, para prevenir el desgaste de las encías y el esmalte, utilices siempre un cepillo de dientes de dureza suave. Este tipo de cepillo evita un cepillado agresivo que maltrate las encías.

Evite los cepillos de dientes con cerdas naturales, es mejor utilizar uno de fibras sintéticas. Las cerdas naturales producen más irritación y las bacterias suelen acumularse más fácilmente en ellas.

El cabezal tiene que tener una forma redondeada: alcanzan más fácilmente todos los rincones de tu boca, y son menos agresivos con las encías.

Para los niños, elige un cepillo de dientes a su medida, es decir, un cepillo de dientes pequeño. Y por supuesto, asegúrate de que sus cerdas sean suaves.

 

Fluocaril website

Cómo enseñar a los más pequeños

1. Cepíllate con ellos los dientes.

Es importante que entienda que igual que se lavan la cara cada mañana, o se ponen el pijama para dormir, después de cada una de las comidas principales del día hay que dedicar unos minutos a cepillarse correctamente los dientes.

2. Explícales por qué es importante cepillarse los dientes cada día.

Nuestros hijos deben interiorizar lo que pasa dentro de su boca. Si son pequeños, la mejor forma es contándoles un cuento que les explique qué sucede en el interior de nuestra boca cuando no nos lavamos los dientes correctamente.

3. Enséñales las técnicas de cepillado más eficaces.

Lavarse los dientes no es mover el cepillo dentro de nuestra boca de manera aleatoria, sin control ni sentido. Hacer esto es igual que no hacer nada y tiene unos efectos negativos en su salud bucodental.

¿Cómo puedes enseñarle?

Primero elige vuestra posición:

- Frente a un espejo.

- Enfrentados cara a cara.

A continuación, explica por separado los 3 movimientos: vertical, horizontal y circular. Lo ideal es combinar estos tres movimientos durante el cepillado. De esta forma llegaremos más fácilmente a todos los rincones de nuestros dientes.

Si percibes que se aburre durante el cepillado, puedes proponerle que cada día elija una canción: normalmente, éstas suelen durar entre 2-3 minutos, ¡el tiempo perfecto para una limpieza eficaz! Mientras suena la música, vuestra coreografía será el cepillo de dientes. ¡A bailar!

4. Ayúdale si es necesario.

Si tu hijo aún es pequeño, y para asegurar una limpieza eficaz, cepilla los dientes de tu hijo antes de terminar.

 

Cuidando tu alimentación proteges tus dientes

1. Limita los dulce y bebidas azucaradas.

A todos, pero especialmente a los niños, les gustan los alimentos dulces ¡sobre todo entre horas! Establece un horario, no solo para tus hijos, sino para toda la familia, que permita controlar el consumo de comidas azucaradas.

Los azúcares son perjudiciales para nuestra salud bucodental ya que ayudan a que proliferen las bacterias en nuestros dientes.

2. Cuidado con los alimentos ácidos.

Enjuágate boca después de ingerir alimentos o bebidas ácidas, como puede ser un zumo de naranja.

Estos alimentos favorecen las condiciones para la aparición de caries, por lo que el enjuague neutralizará su efecto.

Fluocaril Website Imagery

Contenido social

Hablamos con algunas de las mamás más conocidas de Instagram en nuestro país, @paloma_baybebe, @unamamamolona y @noemimisma, sobre nuestro estudio #FamiliasDeOtraPasta. Descubre sus rutinas diarias de higiene bucodental y sus mejores hábitos para prevenir las caries en casa.